sábado, 13 de septiembre de 2008

La revolución fresa

En el último número de la revista Replicante encontré un interesante artículo sobre el fenómeno mediático que más ha influenciado a la juventud de Latinoamérica en los últimos años. Sin duda me refiero a Rebelde, quien ha planteado una estética única que encarna los valores socioculturales de la generación Y.

Dotados de un conservadurismo cool, los Rebeldes son un referente para entender a este segmento generacional que pregona una nueva concepción social, totalmente contrapuesta a la de sus mayores, los gen X. Para los Y la rebeldía juvenil se manifiesta con orden y propiedad, todo dentro de la norma y con un espíritu de libertad color rosa. Lo lindo, lo bonito, el amor meloso y el rock light, son los estandartes de esta revolución fresa.

En el aspecto visual, existen muchos detalles dignos de mencionarse. Uno de ellos es el acento erótico de los uniformes de las chicas rebeldes. Retomando el lugar común de la colegiala sexy, las microfaldas manifiestan un doble discurso muy interesante.
A este respecto, Dulce María manifiesta que ella cree en el amor y en el matrimonio, lo cual es una disyuntiva interesante a su imagen ruda y transgresora.

Pero el atrevimeinto de este fenómeno no conoce fronteras. Mientras el risible y ocurrente Vicente Fox hundió nuestras relaciones diplomáticas con Venezuela, los rebeldes pregonaban su revuelta pop en un atestado recinto de Caracas.

Y más aún, ¡ya existen Barbies de las chicas de Rebelde! La rebeldía juvenil al servicio de las marcas.
Por último, me llamó la atención que en Argentina y Uruguay, Rebelde es una institución entre los niños. Recuerdo que al mencionarle a unos pequeños que venía de México, sus caras se emocionaron y rebosantes me dijeron, ¡de ahí es Rebelde!

Lamentablemente, no pude mostrar ningún orgullo ante tal declaración.

1 comentario:

LaMerry dijo...

jajajajaja!
Me encantó la última frase...