miércoles, 4 de noviembre de 2009

Día de muertos

Me fascinó la inocencia de este niño que orgulloso fue por su guadaña para que le tomara una foto. Es notable cómo se mezcla el Halloween con el Día de Muertos; atrás estaba un altar tradicional y un defensor de la cultura prehispánica que explicaba los elementos clave de la tradición.
Por cierto, hizo mucho énfasis en la importancia de los perritos ya que ellos son los guías enviados por el Dios Xolotl para que podamos cruzar el río y los peligros que nos separan del Mictlan, el reino de los muertos donde descansan de manera eterna.
Pues tendré que consentir aún más al pequeño Yin Yin, ¡ése perrito!

Este es un altar en la Casa de la Primera Imprenta de América, recinto lleno de historia como toda la zona del centro de la Ciudad de México. Ahí llegó por vez primera a nuestro continente la máquina que diseñara Gutemberg en Europa. El edificio está bajo la custodia de mi querida UAM-haus y es un espacio dedicado a la investigación y difusión tanto de la tipografía como la cultura popular.

El culto a la Santa Muerte me genera un impacto indescriptible; pareciera ser el resultado del crisol cultural de nuestro país en donde lo prehispánico y lo europeo generan una nueva organización de mitos. Por las calles vi al menos dos defeños paseando con una Santa en sus brazos.
¡México!

Papel picado con el diseño icónico de Ramírez Vázquez para el logotipo de la UAM-haus, Casa Abierta al Tiempo.


1 comentario:

Ángel Valdéz dijo...

te la rifas con las fotos la neta