miércoles, 25 de febrero de 2009

Slumdog Millionaire

En cuanto supe que esta película estuvo dirigida por Danny Boyle, corrí a verla. Unas horas después me enteré que había arrasado en los Óscares.
El día de hoy todo mundo habla de ella, pero ¿qué tiene de
especial este filme?
Mi primera impresión es que ésta y Vicky Cristina Barcelona, son las mejores películas del 2008. La historia es el cuento de hadas clásico, un joven que desafía la mafia para rescatar a la princesa de sus garras. Pero el cliché se vuelve interesante cuando vemos que la historia y sus personajes se desenvuelven en la India.

Ya con las emociones más estables, puedo decir que en Slumdog Millionaire hay muy poco de Boyle y mucho de Bollywood. Ahora comprendo mi ingenuidad al pensar que el director de Trainspotting, una de las grandes del cine contemporáneo, haría algo similar en el 2008. No fue así, sin embargo, la película posee en balance meticuloso y se convierte en una historia que es fácil de digerir y de aplaudir. Si bien no era lo que esperaba, me dio la oportunidad de constatar porque Bollywood es la industria más grande del cine mundial. Sus actores son excelentes y denotan una experiencia amplia en la producción fílmica.

Como dato curioso, ayer el NY Times publicó un artículo en donde describe el júbilo del pueblo hindú que cobijó el éxito de Boyle como si fuera el de la India.
Esta alegría peca de contradictoria ya que la cinta muestra la difícil condición de las clases oprimidas de ese gran país.
Por otro lado, el impacto de esta película ha sido tan grande que ahora Woody Allen quiere a la actriz hindú Freida Pinto para su próxima producción.

No cabe duda, los Óscares siguen siendo un elemento que valida el cine mundial. Desde mi punto de vista, sólo son un instrumento de posicionamiento mercantil de la industria fílmica más famosa del mundo.

No hay comentarios: