jueves, 1 de octubre de 2009

Infinito

La impermanencia es un concepto que me atrapa. La degradación que exhiben los vanitas es una experiencia llena de reflexiones. Al final lo corpóreo se desmorona para dar paso a lo intangible que quizá sea nuestra única certeza. Por ello, siempre sobreviven las emociones y los recuerdos, ellos sí parecieran ser eternos.

3 comentarios:

Natalia dijo...

Ya tira ese nicho de gérmenes!! aaaarrghhhhhh

Fabián Bautista dijo...

Hahahaha es Biomasa ;)

Anónimo dijo...

Ángel V.:
es biomasa nichosa de gérmenes!!!