lunes, 16 de noviembre de 2009

Robert Waters

Waters explora uno de los temas más polémicos de nuestra sociedad: la religión. Armado de una creativa selección de soportes visuales, su trabajo se convierte en una introspección que para muchos puede ser escalofriante.
El recinto dónde se llevó a cabo la exhibición no podía ser más ad hoc, se trata de la maravillosa X Teresa Arte Actual que hace décadas fungió como la Iglesia de Santa Teresa. El claustro expele misterio y recuerdo que cuando arribé a él una señora salía molesta diciendo a una dependiente que el espacio era maravilloso pero que era un desperdicio colocar esas piezas de arte que son basura.
Emocionado al oír estas palabras entré con muchas expectativas; en ese momento supe que la exposición sería de mi total agrado.


Al platicar con una de las encargadas de cuidar la exposición me di cuenta que la tolerancia es la base de toda sociedad; me dijo, "yo soy católica pero reconozco que la Iglesia ha cometido graves errores, al ver esa obra reflexiono sobre ellos y me doy cuenta de que la fuerza celestial es una cosa y las obras humanas pueden ser otra".
¡Maravilloso, la obra de Waters funciona!
Aunque también me comentó que muchos salen corriendo indignados. Un señor manifestó que de buena gana patearía la escultura hasta destrozarla ya que a quien se le ocurre ofender a Juan Pablo II.



2 comentarios:

Ángel Valdéz dijo...

hahahaha el museo lleno de basura??? hahaha, pues en ese caso tu y yo vivimos rodeados de basura hahahahhaa

Fabián Bautista dijo...

exacto
y somo felices en medio de tanta "basura" que estimula la mente y el corazón